Por qué la gente pagaría por la Comic Sans pero no por lo que cuestan tus diseños.

NO ES TU HABILIDAD, NO ES LA COMPETENCIA, NI TAMPOCO ES QUE EL CLIENTE NO TENGA NI IDEA. ES ALGO MUCHO MÁS BÁSICO Y ALTAMENTE EFECTIVO, QUE NO TODO EL MUNDO HACE BIEN.

Los clientes pueden saber más o menos de diseño, pero no son ignorantes.

Por eso, si solo encuentran ofertas vacías como la tuya, acabarán escogiendo la más barata o la del diseñador que es amigo de su cuñado.

Y lo sé por experiencia.

Cuando lancé esta web era muy diferente a como es ahora.

Y no solo me refiero al aspecto, sino a la web como un todo.

Vendía minimalismo, diseño web y copywriting, tres de mis grandes pasiones. Pero no era capaz de comunicar correctamente el valor de ninguna.

Acabé dispersándome en un puzle de servicios imposible de descifrar para mis clientes.

La web no llegaba ni a adorno.

Y si alguien la visitaba y alcanzaba a ver la sección donde tenía puestos los precios, salía espantado.

Google Analytics, en lugar de enviarme un email mensual con el informe de mis estadísticas, me enviaba el pésame.

Podría haber seguido insistiendo con aquel planteamiento durante meses y no habría recibido ni una mísera petición de presupuesto (como hasta el momento así había sido).

Cuando esto ocurre, a pesar de que consigues reunir algunas visitas a tu web regularmente, es porque tienes un grave problema de comunicación.

Y eso que para mi la comunicación siempre ha sido un fin.

Es decir, yo quería saber hacer webs para poder escribir en ellas. Compartir mi pasión. Sentirme reconocido. Transmitir emociones.

Pero no siempre he comunicado correctamente mi propuesta, incluso habiendo hecho un curso de copywriting de los considerados punteros en España.

En gran parte debido a las prisas, mi inocencia, y toda la cantidad de conceptos erróneos que habían metido en mi cabeza formaciones y contenidos que inundan internet y que tuve que desaprender.

Después comencé a estudiar y a practicar copywriting profesional. Cientos de horas invertidas (y contando).

Repito, profesional.

No ese “copy de colores” que está ahí fuera y con el que todos estamos intoxicados.

Copywriting del que se estudia y practica durante toda una vida y que requiere de aprendizajes diarios.

¿El resultado?

Mi nivel como copywriter hace tiempo que superó el que tengo como diseñador.

Así que volví a rehacer monomalista desde los cimientos.

No solo en apariencia, ya me entiendes.

No fue fácil, tuve que invertir de nuevo muchas horas en estrategia, rediseño y textos.

Tuve que mandar a la papelera mucho trabajo, aceptar el fracaso, tragarme mi orgullo y empezar de cero.

¿Y cómo me va ahora?

Pues ahora la mayoría de visitas se suelen pirar de esta web en menos de 2 segundos.

Quieren una web con mil movidas, con colores llamativos, sliders, galerías… No les va el minimalismo.

Y si saben algo de herramientas, en cuanto ven que no uso Divi o Elementor (que es lo que han leído por ahí que mola) me descartan enseguida. Pero…

…hay un pequeño porcentaje al que les encanta mi propuesta.

Coinciden con mi estilo sencillo, les gusta como he diseñado la web y me piden que lo haga para ellos. E incluso puedo redactar textos + maquetar (con el consiguiente aumento en la factura).

Recibo más peticiones de presupuesto e incluso tengo más suscriptores en mi lista de correo. Y las búsquedas en Google con mi marca se han disparado.

Todavía no he invertido en publicidad, no uso portfolio para vender, no he hecho un solo guest post y no trabajo activamente las redes sociales.

Sin embargo comienzo a tener un negocio real.

No es que sea millonario y nade en mi piscina de monedas de oro a lo Tío Gilito, aún me queda mucho trabajo por delante.

Pero ahora sé que las horas que le dedico no caen en saco roto.

¿Y sabes cuál es el mejor consejo que puedo darte tras todo este aprendizaje?

Usa copywriting en tu negocio de diseño web.

Y empieza cuanto antes.

Si puedes aprender, genial. Si no, contrata a un profesional.

¿Es tan sencillo como hacer el primer curso de copy que te encuentres por ahí?

Sinceramente, no.

El copywriting es un arte como lo puede ser el diseño o la ilustración.

Si sabes dibujar lo justo para ganar en el Dicciopinta, ¿crees que te convertirías en un buen ilustrador simplemente haciendo un curso?

O mejor aún, ¿viendo algunos videos en YouTube?

Díselo a los ilustradores que han empleado miles de horas en convertirse en profesionales y que cuando les preguntan cómo lo han hecho para dibujar tan bien, responden: “haciendo muchas ilustraciones”.

  • Para hacer grandes ilustraciones tienes que vivir creando ilustraciones.
  • Para hacer grandes páginas web tienes que vivir creando páginas web.

Constantemente.

  • Y para hacer un gran copy tienes que vivir como un copywriter todos los días del año.

Un curso te pondrá en el camino, pero no andará todo el viaje por ti ni te convertirá de repente en un Pro.

Este mundo te tiene que gustar.

Es la absoluta verdad. No hay atajos. Y tú sabes tan bien como yo que toda profesión en internet requiere de un buen tiempo de rodaje solo para echar a andar.

Conviértete en la Comic Sans.

Míralo así.

Casi todos los profesionales odian esta tipografía, pero a muchísima gente le encanta.

No deja de darle dinero y fama a su diseñador (aunque sea la estrella de los memes de diseño en internet).

Recibe comisiones por cada paquete de Office que se vende (y se vende, entre otras cosas, porque incluye Word, y Word incluye Comic Sans).

Pero, si mañana se pasara a un modelo de pago más allá del amparo de Microsoft, ¿estaría su creador muy preocupado por no vendérsela a otros diseñadores?

No, se estaría frotando las manos.

Porque se vendería a espuertas igualmente.

Y eso que hay miles de tipografías mejores y gratuitas.

Pero se vendería porque polariza: la amas o la odias.

Y hay varios millones de personas que la aman.

Por tanto, no se trata de gustar un poco a todo el mundo (que es imposible), se trata de gustar mucho a unos pocos.

Independientemente de la tipografía que uses en tus diseños, el copywriting te ayudará a conseguir fans de tu estilo…

…y el precio de tus servicios dejará de ser tu principal preocupación.

Si crees que, en estos momentos, invertir todo el esfuerzo y tiempo necesarios para aprender copywriting profesional y aplicarlo en tu negocio de diseño web no es asumible…

te ofrezco las mismas técnicas que yo apliqué en monomalista para ser percibido como una alternativa diferente en el mercado.

Y te presento mi servicio de copywriting para diseñadores web.

Así es como utilizaré los textos en tu favor.

  • Evitando que caigas en el gran error que yo cometí y que hizo que no me contactara un solo cliente durante meses. Tiene que ver con la forma en la que presentas tus servicios, y no me refiero simplemente al copy.
  • Convirtiendo lo que consideras tus defectos en los principales reclamos para tus clientes.
  • Ahorrándote mil dolores de cabeza si esto de escribir no se te da bien (y estás maquetando páginas hasta cansarte con cada nuevo texto que redactas y luego mandas a la papelera). Yo disfruto con el proceso de optimizar los textos de tu web.
  • Haciendo de no tener portfolio una ventaja (si estás empezando) o potenciando el hecho de que lo tengas (si ya llevas tiempo en esto).
  • Compartiendo contigo mi método personal para eliminar el síndrome del impostor si aún crees que no vales para ser diseñador. Está basado en una serie de artistas que he conocido durante todo este tiempo en la red y que, sin saberlo, me han ayudado mucho más que la mayoría de libros sobre emprendimiento y diseño que he comprado en Amazon.
  • Eliminando todo el ruido que genera una pobre comunicación con tu potencial cliente y que te priva de un tiempo precioso contestando mensajes que no llevan a ningún lado porque jamás acabarán en ventas.
  • Perfilando tus servicios como algo especial, con un estilo imposible de encontrar en otro lugar, y haciendo que desprendan una atracción irresistible para tus clientes.
  • Destacando ese toque único (todos lo tenemos) que posees como creador y que tu público no percibe ni valora (de momento).
  • Consiguiendo que el cliente se encapriche de ti como diseñador y ya no quiera que su web se la construya, ilustre o programe nadie más.
  • Usando argumentos probados que hacen desaparecer todas las objeciones del cliente que se encuentra en el umbral de contratarte pero es un poco más precavido de lo normal.
  • Utilizando mi experiencia y conocimiento del mercado del diseño web para escribir el copy con más posibilidades de hacerte destacar.
  • Transformando por completo tus técnicas de email marketing para que promociones eficazmente tus servicios con cada email que envíes.
  • Vendiendo desde la ética profesional y la honestidad, sin engañar a nadie.

Te aclaro algunas cosas.

¿Esto hará que mi negocio de diseño web inevitablemente suba como la espuma y me haga rico?

Obviamente, no. Nadie puede garantizarte eso. Que tu negocio triunfe, por desgracia, no depende solo de mi servicio de copywriting. Debes tener una serie de habilidades mínimas y trabajar muchas otras áreas de tu proyecto. Si crees que no tienes absolutamente nada que aportar en tu campo, entonces parece más lógico que primero empieces por mejorar eso y después te preocupes por cómo venderlo. Con el copywriting optimizarás el ratio de respuesta positiva de tus clientes.

¿El copywriting cuesta más que lo que yo cobro por hacer una página? Entonces vete a paseo…

Bueno, no sé cuánto cobras por hacer una página. Pero sí, una página de ventas redactada por un copy profesional puede llegar a costar mucho más que el diseño de webs completas. Si te cobran mucha menos pasta, desconfía. Funciona igual que cuando te enteras de que hay quien vende webs de 10 páginas por 150 euros.

Es imposible que escribir sea tan laborioso y caro, mejor le encargo los textos a mi cuñado y le invito a cenar, que se le da muy bien, tiene un blog y muchos seguidores en Instagram.

Este texto de arriba es un comentario real de algunos clientes cuando van a contratar diseño web. Yo solamente lo he adaptado a “escribir textos”.

Es curioso como todos los diseñadores nos hemos quejado alguna vez de esta situación, pero a la hora de pagar por un servicio que no entendemos, reaccionamos igual que el cliente que no nos quiso contratar porque “era muy caro”.

Y es que escribir cuatro tonterías o frases hechas y venderlo como un copy serio cuesta poco. Igual que si un aficionado vende diseño web profesional.

Escribir un copy sobresaliente puede llevar tanto tiempo como diseñar, implementar o programar un sitio web entero (y a veces más). Y si quieres resultados profesionales, vas a tener que pagar a un profesional (o dedicar muchísimo tiempo a aprender y hacerlo tú como un profesional).

Al final, en esta vida, todo es tiempo o es dinero. Y el tiempo, per se, no vale más para un diseñador que para un copy o viceversa; lo que cobra cada hora un profesional es una decisión personal.

Por otro lado, estamos hablando de un servicio especializado en ventas. Es decir, un servicio que busca una respuesta directa de tus clientes para que tú ganes más dinero. Este tipo de servicios se cobran más caro porque pueden hacerte ganar mucha pasta a lo largo de mucho tiempo. Y eso en el mercado se paga. Incluso hay copywriters que te cobran un fijo solo por empezar a escribir para ti, y después un porcentaje sobre tus ganancias.

Tú también eres diseñador web y por tanto mi competencia, ¿cómo pretendes que confíe en ti y además te pague por escribir los textos de mi negocio?

En primer lugar, desde que me contratas eres mi cliente. ¿Qué sentido tendría joderte? Estaría tirando tierra sobre mi propio tejado. Lo que yo busco es que mis clientes estén satisfechos y me recomienden.

En segundo lugar, si crees que todos los diseñadores web somos competencia, estás enfocándolo mal. Esto no funciona así. Tú debes venderte a ti, como persona o marca, no como diseñador web. Yo no puedo ser tú, y tú no puedes ser yo. Por tanto no tiene sentido pelear por clientes, ellos van a contratar a aquel que les guste más. El “secreto” de este negocio está en que tú no vendes diseño web.

En tercer lugar, si fueses abogado y tuvieses problemas legales de otra índole que no es tu campo profesional… ¿a qué especialista acudirías? ¿A un veterinario? ¿O a otro abogado que controla mejor que tú ese tema? Puedes contratar a muchos copywriters, pero a muy pocos que hayan pasado por los mismos problemas que tú como diseñador y sepan sortearlos. Tienes una ventaja añadida contando con un copy que ya conoce tu área, porque podrá dedicar mucho más tiempo a afinar los pequeños detalles que un copy que tenga que estudiar todo el mercado desde cero (y que incluso así se le podrían escapar).

¿Hago bien invirtiendo en esto?

Hoy en día es prácticamente imposible vender con éxito un servicio en internet sin aplicar un muy buen copywriting. Vivimos en una infoxicación permanente. Si no eres capaz de diferenciarte, no existes. Solo cuando dispones de textos optimizados gracias a esta disciplina, tus opciones se multiplican (y por consiguiente tus ventas).

Te corresponde a ti decidir si eso es una buena inversión para tu negocio o no.

En resumen…

…este es el servicio de copywriting especializado en tu sector. Yo ya me he manchado de barro hasta las orejas, igual que tú, y ahora puedes contar con un copy que te entiende perfectamente.

…transformará por completo la manera en la que vendes tus propios servicios de diseño. Además, a través de la web, solo te contactará la gente verdaderamente interesada y que simpatiza contigo (mucho más dispuesta a pagar tus precios).

empezará a funcionar y a vender sin descanso 24 x 7 en cuanto maquetes y publiques los textos resultantes en tu web. Unos buenos textos de venta son algo que puedes utilizar durante años.

Si vas a contratar mis servicios, hazlo ya. Sé que suena muy tópico, pero la realidad es que hay varias razones por las que te lo aconsejo honestamente:

  • Escribir un copy profesional requiere de un alto grado de dedicación, y por tanto no suelo manejar más de un cliente al mes. Cuantos más clientes vayan llenando mi agenda (también incluyo a los clientes de diseño), más meses tendrás que esperar para que trabajemos juntos (y más textos optimizados en páginas de otros diseñadores estarán funcionando antes que los tuyos).
  • Tengo más proyectos y negocios (entre ellos uno de copywriting generalista), y es muy posible que dentro de un tiempo deje de ofrecer este servicio de copy especializado en tu área para dedicarme a otros asuntos.
  • Planeo volver a ofrecer servicios de copywriting para mis clientes de diseño web en monomalista.com. Y eso también va a restarme mucho tiempo y disponibilidad para mantener este servicio especial.
  • Mi tarifa por escribir copy para diseñadores aumentará a medida que entregue más textos. Con cada trabajo doy lo mejor de mi, y cada vez que vuelco todos mis conocimientos en los textos de la web de un diseñador profesional, el esfuerzo es mayor. Por tanto, subirá el precio que cobro por ello con cada nuevo encargo.

Usa este formulario para contratar el servicio.

Indica la dirección de la web a optimizar y tu disponibilidad.

Te responderé lo antes posible para acordar una fecha y hacerte llegar un presupuesto.

Si no has llegado aquí desde uno de mis emails, debes saber que este formulario no te suscribe a la newsletter. Si quieres entrar en la lista de correo donde comparto consejos sobre diseño y copywriting, usa el formulario que hay en esta página y recibe un ebook gratuito.